Bienvenidos a mi mundo mágico

 




Es víspera de Navidad en el pueblo de Whoville, y sus habitantes, los Who, están haciendo todos los preparativos para el día siguiente. Todos excepto el cascarrabias y antipático Grinch, que tiene el corazón dos veces más pequeño y vive en una cueva en lo alto de una montaña al norte de Whoville junto a su perro Max. El Grinch odia todo lo relacionado con la Navidad por el ruido que producen los festejos. Tras haber soportado esto durante 53 años, El Grinch trata de pensar en cómo evitar que llegue la Navidad. Entonces se le ocurre disfrazarse de Papá Noel y robar todos los regalos y adornos de los Who, creyendo que eso bastará para que la Navidad no se celebre.

Primero, hace un gorro y un abrigo de tela roja y les cose algo de lana. Después coge un cuerno de reno y se lo ata a Max en la cabeza. Finalmente, El Grinch carga un montón de sacos en un viejo trineo y él y Max inician el descenso hacia Whoville de una forma muy cómica.

Ya en Whoville, El Grinch empieza a robar en la primera casa. La pequeña Cindy Lou se despierta y le pregunta por qúe se está llevando el árbol de Navidad. El Grinch miente y dice que hay una bombilla estropeada en el árbol y se lo lleva para repararla. Después de que Cindy Lou vuelve a la cama, El Grinch se lleva el árbol y la leña de la chimenea. Después hace lo mismo en todas las demás casas.

Cargados con todos los regalos y adornos navideños de los Who, El Grinch y Max llevan el trineo a lo alto del Monte Crumpit para tirarlo desde la cima. Sintiéndose contento, El Grinch se detiene a escuchar esperando oír los lamentos de los Who, pero estos están todavía felices y empiezan a cantar. El Grinch se da cuenta de que no ha evitado que llegue la Navidad y empieza a entender su verdadero significado. El corazón de El Grinch se hace tres veces más grande y consigue evitar que el trineo caiga por el precipicio. El Grinch devuelve todo lo robado y es invitado a participar en la fiesta, donde es él quien trincha el asado.

 


4 Sueños mágicos:

Arwen dijo...

Me supongo estaréis preparando la Navidad....yo me lo paso genial adornado mi casa junto a mi familia...espero que no odiéis la Navidad como el Grinch y os inunde el espíritu de la Navidad...os deseo mucha felicidad y paz...besitos para tod@s muy mágicos y navideños...

SashaCherry dijo...

como amo esta bella historia =D
muchas gracias por hacerme recordar lo mucho que me gustaba y como creía en todas las magias y hacerme recordar aquellos sentimientos de una niña que creía que era verdad =D
una gran sonrisa y una lagrima de felicidad se me ha escapado. saludos!

Samantha dijo...

Feliz Navidad!! para tí y toda tu familia. Os deseo lo mejor!

Un abrazo!

Carmen dijo...

Precioso relato Arwen! Si, he vuelvo, hace poco, en octubre. Tuve un año y pico bastante malo y no me sentía bien como para retomar los blogs. Ahora vengo con muchas ganas de nuevo, y encantada de volver a encontraros, sobre todo a tod@s los que como yo, creis en la magia y la fantasía. ¡Muchos besiños, corazón.
P.D. Espero que estés bien de salud, y te deseo que cada vez estés mejor. ;)

Publicar un comentario

Gracias por tus mágicos comentarios en esta morada de fantasía y por tu valioso tiempo.

Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Entradas mágicas