Bienvenidos a mi mundo mágico




El hada Marisú es la más importante de las hadas protectoras del hogar, aunque se le conoce como el "hada de las chimeneas". Sin embargo, la interpretación de "chimenea", según un libro secreto hallado hace 500 años en un castillo siberiano, es sinónimo de "hogar". 

A Marisú hay que invocarla para que venga y hablarle con palabras tiernas y concretas: "Marisú ven y protege a los seres que amo". Si la persona que la llama es muy espiritual y en la casa hay plantas verdes, hay que tener por seguro que Marisú llegará para ayudar a nuestros ángeles. Existe un hada llamada Tsí. Es la preferida de los niños. Le encanta jugar con ellos y es muy amiga de los querubines que, tradicionalmente, son los guardianes de los pequeños. 

Tsí persigue a los bebés hasta los tres años, mueve sus alitas para que ellos se rían mientras duermen y generalmente los niños la ven en sus sueños. Al hada Atías se le invoca para que regrese un amor perdido. Se le enciende una vela blanca y una rosa con el nombre de los enamorados escritos en la base. Entonces, se le pide que haga regresar a nuestro amor. Un dato: se la "invoca" con caramelos y azúcar. Existen hadas especiales que viven en lugares en donde hay muchas flores blancas y rojas. Estos seres hacen visible lo invisible. Muchas veces se muestran por un segundo y luego desaparecen por meses. 

Cuenta la leyenda que estas hadas de las flores son esenciales cuando estamos tristes y vienen a rescatarnos. Sólo debemos saber hablarles, siempre con el corazón en la mano. Adasau es la mejor amiga que un ángel pueda tener. Es cariñosa y jamás se enoja. Se contacta con tu ángel personal y juntos te protegen. Cuando tienes un problema con un amigo o tu relación de amistad está en peligro, llámala, déjale dulces por toda tu habitación y dile simplemente "Adasau te necesito". Ella acudirá para ayudarte a encontrar la solución a tus problemas. Dadora es el hada de las cacerolas, habita en las cocinas y adora las manzanas.



En ofrenda hay que ponerle dos manzanas, una verde y una roja. Les encanta ubicarse entre las cacerolas y ama los olores de la cocina. Invócala cuando tengas una reunión importante en la que deseas que todo salga bien. Las hadas del agua son las que protegen a quienes cruzan los lagos o los ríos con plantas. Se colocan en la vegetación que está cercana a los ojos de agua y protegen de todo mal a los humanos que caminen por allí. Si necesitas su ayuda, sólo invócalas con dulzura. Las hadas de la tierra protegen las cosechas y hacen que las uvas sean dulces. Son muy amadas por las personas que plantan o siembran. Adoran a las uvas y les dan su dulzura, así que no es difícil encontrarse con ellas en los viñedos más productivos. 

 Las hadas del amor cuidan a las parejas que van a casarse y los acompañan en todo momento. Lloran mucho cuando los amantes se pelean. Sin embargo, todas las parejas tienen sus hadas especiales y es importante que las llamen cuando el amor entre los dos es muy fuerte. Apenas ven una parejita, ellas se ponen de su lado y la cuidan. Las hadas de las lágrimas te protegen si las llamas cuando estás triste, y de inmediato te consuelan. Se alimentan de lágrimas que luego transforman en gotas de rocío. Cuidan sobre todo a los niños y a las mujeres que están agobiadas por una pena.








En un lejano castillo existía el jardín mas hermoso que se hubiese visto, en el había infinidad de flores de todos colores y de todas las clases habidas y por haber, ese jardín tan hermoso, era cuidado por un jardinero que amaba a las flores como a su vida, siempre se le veía feliz hablando con todas las flores, les cantaba y ellas muy contentas lo escuchaban, todos los días las regaba con amor, con ternura y suaves melodías que nacían de su corazón, jamás olvidaba decirles que a todas las quería, pero había una especial para el, una hermosa rosa roja era su consentida y ella vivía feliz de ser la rosa mas querida por el jardinero, todos los días le cantaba y le decía que la quería mucho, ella sonrojada le contestaba que también lo quería, ellos sin darse cuenta se estaban enamorando y cada día se querían mas.


Una bella noche de primavera, con un cielo cubierto de estrellas y una luna en todo su esplendor, se acercó a su amada rosa, ella sorprendida lo miro y le pregunto, ¿pasa algo mi buen amigo jardinero? el le contestó, no bella flor, no pasa nada, rosa de bello aroma, caminaba por ahí y mis pasos me guiaron hacia ti, para decirte lo que mi corazón hace tiempo comenzó a sentir, pues de ti me enamore y al cielo grite podér decir y hoy bajo este cielo lleno de estrellas y con la callada luna de testigo, te digo mi linda rosa de bellísimo color tan rojo y puro como tu alma, que este corazón mío a ti pertenece, pues sin ti, mi vida sentido no tendrá... la rosa emocionada dejo brotar dos lágrimas de sus bellos pétalos... y el jardinero asustado pregunta; ¿Que te pasa hermosa flor? ¿Por que lloras? ¿Acaso lo que dije te lastimó?
Ella presurosa le contestó, no jardinero de mi corazón, lloro de felicidad pues este momento esperaba, lloro de alegría por que también mi corazón a ti pertenece y de ti me enamoré, y al decirme tú, lo que sientes por mi, salieron dos lágrimas de amor para ti, el jardinero emocionado hasta lo mas profundo de su ser, no lo podía creer, ella también lo quería, se acerco a ella con tal cuidado y un tierno beso en sus pétalos depositó y algo increíble ocurrió.


Ella se transformo, su color cambio, era la mas hermosa rosa roja mas brillante que jamás vio el jardinero, pues el beso que le dio, en rojo pasión la convirtió, ella al ver la cara de asombro de su amado le contesto, estoy llena de amor, por eso al besarme tu, mi color cambio y en mujer me convirtió, ahora nos amaremos cada noche bajo las estrellas y bajo los rayos de la luna, jamás me alejare de ti, el jardinero emocionado la tomo en sus manos y la acaricio con ternura y amor, otro beso le dio, sintiendo que todo su ser se estremecía de amor y pasión por su amada rosa, le dijo, y yo mi amada rosa, jamás te dejare, por siempre en mi corazón vivirás, te cuidare con mi propia vida y te amare mas allá del sol, no estarás sola mi bello amor, contigo siempre estaré y a tu lado viviré, la rosa le contesta, así será mi amado jardinero, tu y yo hasta la eternidad.


Ocurrió una noche de verano que un aguacero callo y a la pobre rosa deshojo, sus pétalos destrozó
y ella… murió.
Por la mañana, como cada amanecer, el jardinero a su amor fue a ver, !! oh !! sorpresa se llevo, a su flor marchita encontró, muerta estaba ya, el jardinero exclamó: !!oh dios mió !! ¿que le paso a mi bello amor, quien la destruyo? de rodillas callo y en sus manos la tomo, lloro y lloro, hasta que de sus ojos las lágrimas agotó… La tomo en sus brazos y con ella camino, hasta llegar a un bello rió de aguas cristalinas, de mágicas melodías y en ese lugar la depositó, tomo una enorme hoja de laurel y ramitas de romero, con mucho cuidado y amor, la recostó sobre la hoja y al río la entregó, con fuerza grito, eh aquí a mi bella amada, a tus aguas la entrego para que al cielo llegue y en una estrella se quede, que muy pronto a su encuentro iré, pues sin ella, vivir ya no podré.


Y así cada noche el jardinero el cielo contemplaba, mirando en una estrella a su amada y con ella hablaba, sus penas le contaba y cada vez que el jardinero hablaba una estrella en el cielo mas se iluminaba, era la mas grande y brillante de todo el firmamento, era la rosa, que al jardinero escuchaba y emocionada su luz aumentaba, y la vida del jardinero iluminaba con su amor que desde el cielo lo cobijaba.

Hasta que un día el jardinero de tristeza por perder a su amada, en su hermoso jardín murió y al encuentro de su amor se dirigió y felices viven, uno al lado del otro, en el universo eterno.

Autor: Mitológicas Y Fantasías.







Cuenta la leyenda que una mujer pobre con un niño en los brazos, pasando delante de una caverna escuchó una voz misteriosa que allá adentro le decía:

"Entra y toma todo lo que desees, pero no te olvides de lo principal. Pero recuerda algo: después que salgas, la puerta se cerrará para siempre. Por lo tanto, aprovecha la oportunidad, pero no te olvides de lo principal....."

La mujer entró en la caverna y encontró muchas riquezas. Fascinada por el oro y por las joyas, puso al niño en el piso y empezó a juntar, ansiosamente, todo lo que podía en su delantal.

La voz misteriosa habló nuevamente. " Tienes solo ocho minutos "

Agotados los ocho minutos, la mujer cargada de oro y piedras preciosas, corrió hacia fuera de la caverna y la puerta se cerró.....Recordó, entonces, que el niño quedó adentro y la puerta estaba cerrada para siempre.
La riqueza duró poco y la desesperación... para el resto de su vida!

Lo mismo ocurre, a veces, con nosotros. Tenemos unos 80 años para vivir en
este mundo, y una voz siempre nos advierte: "Y No te olvides de lo principal!"

Y lo principal son los valores espirituales, la familia, los amigos, la vida. Pero la ganancia, la riqueza, los placeres materiales nos fascinan tanto que lo principal siempre se queda a un lado....

Así agotamos nuestro tiempo aquí, y dejamos a un lado lo esencial " Los tesoros del alma!".

Que jamás nos olvidemos que la vida en este mundo, pasa rápido y que la muerte llega inesperadamente.

Y que cuando la puerta de esta vida se cierra para nosotros, de nada valdrán las lamentaciones.

Ahora ....piensa por un momento que es lo principal en tu vida......

"Que cosa extraña es el hombre: Nacer no pide, Vivir no sabe, Morir no quiere"

Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Entradas mágicas